Dormir puede resultar más difícil de lo que aparenta, especialmente cuando sufrimos de insomnio y no comemos lo adecuado en las noches. Por ello, los alimentos para un descanso pleno deben ser selectivos y en pequeñas porciones.

Además, vale la pena tener en cuenta que los alimentos que comemos en la tarde y en la noche deben ser aquellos que favorezcan la síntesis de hormonas del sueño. ¿Quieres conocer algunos?

¿Qué alimentos necesito para un descanso pleno?

  1. Lácteos (leche, yogurt natural y queso). Empezando por lo más clásico, aquello que nos recomendaba la abuela para ir a dormir y que, para muchos, era prácticamente una tradición de niños.

    Sin embargo, ¿qué hace tan especial a los productos lácteos en este caso? Pues son uno de los mejores alimentos que ofrecen triptófano, el cual es un aminoácido esencial que el cuerpo no produce y solo se consigue a través de la alimentación.

    Espera, espera…¿para qué sirve el triptófano?

    El triptófano es utilizado en el cuerpo para sintetizar la vitamina B (niacina), proteínas y químicos como la melatonina y serotonina, siendo estas dos últimas la que nos importan por ser reguladores del sueño.
  2. Cereales integrales (avena, trigo, maíz y arroz). Aunque no lo creas, hay ciertos carbohidratos que resultan beneficiosos comer de noche y que nos ayudan a conciliar el sueño. Estos carbohidratos resultan ser los cereales integrales, aquellos que cuentan con un efecto saciante y no necesitan grandes porciones.

    Además, los cereales integrales, al igual que los lácteos, poseen el triptófano. Es decir, contamos con la serotonina y melatonina necesaria para la relajación.

    Por ejemplo, algo ligero en la noche puede ser una tostada integral con algo de queso y acompañado de leche.
  3. Infusiones. Una excelente alternativa a la leche son las distintas infusiones que existen. Algunas de estas hierbas cuentan con un efecto relajante más que otras, pero, en esencia, funcionan del mismo modo.

    Aquí una lista de las infusiones más conocidas y efectivas: manzanilla, valeriana, romero, amapola, lavanda, toronjil, hierba luisa y la tila.
  4. Miel. Deja ya los azúcares procesados y dale una chance a la miel, pues también podremos obtener triptófano/serotonina a partir de ella y a estas alturas ya sabemos muy bien lo beneficioso que eso significa.

    Puedes comerla sola o utilizarla para endulzar la leche o las infusiones, de cualquier forma es aprovechable para nuestro propósito.
  5. Plátano. Un plátano antes de dormir no es mala idea, ya que estimula la producción de serotonina y melatonina gracias al ya conocido triptófano. De hecho, el plátano es una de las frutas que más triptófano proveen y que, además, es rico en fibra, magnesio y potasio.

    Su sensación de saciedad es otra de las opciones por las que el plátano tiene lugar en nuestra lista.
  6. Cerezas. Se dice que las cerezas son uno de los pocos alimentos que aportan una gran cantidad de melatonina de forma natural al cerebro. Se recomienda comer unas cuantas cerezas una hora antes de dormir, ya sea en su forma normal o en zumos sin azúcar.

Ahora que conocemos un poco más los alimentos que nos ayudan de forma significativa a dormir, ¿te atreves a probarlos tú mismo?


¿Sabías que Manzana Verde cuenta con distintos platillos por semana y siempre se van añadiendo más? También contamos con promociones especiales cuando escoges tu plan nutricional. Si aún no estás registrado, puedes hacerlo desde aquí.