La preocupación de muchos se hace notar con lo cerca que está la navidad y toda la comida que implica esta festividad. Comer sano en días festivos es realmente una tarea difícil, pero no imposible.

Asumiendo que no podemos escapar a la camaradería en el trabajo o reuniones familiares, que usualmente vienen acompañadas por platillos llenos de grasa (pollo, pavo, chancho, etc.) y llenos de calorías (chocolatada, panetón, etc.), resultan todo en un desastre para nuestras dietas… o al menos eso es lo que podríamos llegar a pensar.

Comer sano en días festivos sin morir en el intento

Es posible y, en realidad, por lo que más debes preocuparte es por tu balance calórico.

¿Qué es mi balance calórico?

Son las calorías que necesitas al final del día; mejor dicho, las que necesitas consumir en un día. Esta cantidad es previamente estimada por la calculadora que tenemos en la aplicación, pero básicamente se representa por:
Calorías consumidas = calorías gastadas.

Entendiendo eso, podemos darnos una idea de cómo “comer sano” en estas fechas. Si te das cuenta, tan solo deberás reservarte para cuando te inviten a algún lugar con esa comida.

Por lo general, estos eventos suceden en las noches, así que puedes comer algo ligero en el desayuno y en el almuerzo para luego no tener que rechazar todos esos carbohidratos en forma de ensalada rusa y grasas en formas de pollo frito que te ofrecen.

Además, estamos seguros que no quieres ser aquel o aquella que lleva su tupper con comida saludable y queda como la persona rara que no se despega de su dieta ni para esas ocasiones.

Dicho esto, ¿qué es lo recomendable comer en el desayuno y el almuerzo para estar preparados?

  • Desayuno: Por temas de saciedad, aquí es recomendable comer alimentos integrales (tostadas) y una que otra fruta.
  • Almuerzo: Nuevamente, por temas de saciedad, es recomendable no comer grandes porciones y pensar en pequeño. Algo de proteína (pollo o pescado) y un jugo/batido de frutas deberían ser suficientes.