El colon irritable es un trastorno digestivo que ocasiona estreñimiento, diarrea y dolor abdominal. Al día de hoy se desconocen las causas específicas que pueden ocasionarlo y los síntomas pueden variar drásticamente dependiendo del grado emocional de la persona, su alimentación o el entorno que lo rodea. Para tratar el colon irritable se recurre a recomendaciones específicas para una alimentación balanceada y es justamente de lo que hablaremos aquí.

Acompáñanos por algunos minutos si te interesa conocer más al respecto.

¿Qué es el colon irritable?

El colon irritable, también conocido como el síndrome del intestino irritable (SII), es una enfermedad que se reconoce por la presencia de dolor abdominal recidivante, gases, cólicos, estreñimiento o diarrea.

Sin embargo, solo es un pequeño porcentaje de personas que presentan signos y síntomas graves. Por una parte, algunos pueden controlar los síntomas a base de dietas específicas, cambios en su estilo de vida o terapias para reducir el estrés. Por otra parte, se deberá recurrir a medicamentos y tratamiento psicológico si los síntomas son grave y presentan complicaciones.

Síntomas del colon irritable

Te los mencionamos brevemente, pero es necesario entrar en detalles:

  • Dolor abdominal. Puede ser tanto aleatorio o localizado en la zona baja del abdomen, punzante y de intensidad leve o moderado. No suele durar más de dos horas y, por lo general, se alivia tras defecación.
  • Alteraciones del ritmo intestinal. Se manifiestas a través de la diarrea o el estreñimiento. En algunos casos incluso se presentan ambos (estreñimiento-diarrea) de forma alterna.
  • Distensión abdominal y meteorismo. Se presentan a lo largo del día y es lo que conocemos como exceso de gases.
  • Problemas para evacuar por completo y moco en las heces.

Causas

Al día de hoy, no hay forma de determinar exactamente las causas por las que las personas padecen del síndrome del intestino irritable. No obstante, las investigaciones apuntan a que los siguientes puntos contribuyen a ello:

  • Infección grave. El colon irritable suele presentarse después de un caso grave de gastroenteritis, la cual es ocasionada por bacterias y determinados virus. Hablando de infección, el SII también es relacionado al exceso de bacteria en el intestino y el crecimiento excesivo de ellas.
  • Sistema nervioso. Una descordinación entre el cerebro y el intestino pueden ocasionar reacciones exageradas por parte del cuerpo al momento del proceso digestivo. Esto genera malestar, dolores, diarrea y/o estreñimiento.

Otros factores

Los síntomas del colon irritable pueden ser desencadenados por las siguientes razones:

  • Estrés. Los síntomas de la enfermedad son más frecuentes o empeoran cuando el paciente atraviesa un periodo de estrés.
  • Alimentos. Se dice que, rara vez, la intolerancia alimentaria puede ser causante del síndrome de intestino irritable; pero se ha visto que, en algunas ocasiones, los síntomas empeoran cuando se consumen ciertos alimentos, tales como: lácteos, cítricos, gaseosas, bebidas, trigo y frijoles.
  • Hormonas. Las mujeres son el doble de propensas a padecer la enfermedad y, además, muchas de ellas notan que los síntomas se agravan durante su periodo menstrual o en días cercanos a estos.

Alimentación balanceada para tratar el colon irritable

Para ayudar en el tratamiento con el colon irritable, se suele recomendar cambios en su alimentación diaria y crear una dieta donde se regulen ciertos alimentos. Sin embargo, cada caso de SII es especial para cada persona y la eficacia puede variar, por lo que se recomienda tomar estas indicaciones como medidas generales.

  • Comer más fibra. La fibra facilita la evacuación al ablandar las heces y de esta forma combate el síntoma del estreñimiento. Se recomienda emplear la fibra soluble para estos casos.
  • Aumentar el consumo de probióticos. Los probióticos nos ayudan a cuidar las bacterias intestinales y a mantener la microbiota intestinal en óptimo estado para combatir posible agentes patógenos (bacterias o virus). Se puede encontrar fácilmente en el yogur, pero debes asegurarte de no ser intolerante a la lactosa o puede que solo empeore más las cosas.
  • Evitar el gluten. Como bien lo mencionamos antes, el trigo es uno de los alimentos que se evitan cuando el paciente padece de colon irritable; la razón reside en el gluten que podemos encontrar en él. También podemos encontrarlo diversos cereales, granos y en la gran mayoría de alimentos procesados.
  • Dieta baja en FODMAP. Corresponde a las siglas en inglés de oligosacáridos, disacáridos, monosacáridos fermentables y polioles. Lo que hace esta dieta es evitar la lactosa, fructanos, galactanos, fructosa y los polioles de los siguientes alimentos: manzanas, peras, guisantes, lentejas, cebollas, ajos, espárragos, frutos secos, trigos, cebada, lacteos y edulcorantes artificiales.

    Los especialistas afirman que la reducción de FODMAP en nuestra alimentación diaria significa la reducción de los síntomas del colon irritable. No obstante, aún no se puede calcular con exactitud las proporciones que una persona debe evitar.

Como podemos apreciar, tratar el colon irritable tampoco es tarea sencilla. Básicamente porque cada caso es especial por cada persona, pues se deben tomar en cuenta alergias y grados de tolerancia a los alimentos para poder elaborar dietas o restricciones.

Nuestra recomendación es acudir a un médico cuando empieces a notar los síntomas y detallar cada molestia que estés sintiendo.