Ya se acerca la nochebuena y tener una navidad saludable puede resultar una complicación si no se toman las medidas necesarias. Si bien no podremos dejar de lado todas las calorías que este momento familiar conlleva, sí que podemos tomar ciertos consejos para salir del apuro.

¿Deseas conocer estos pequeños tips que te ayudarán en las próximas horas? Entonces acompáñanos en la lectura y descubre cómo tener una navidad saludable.

¿Cómo tener una navidad saludable?

  1. Comer ligero antes de la gran cena. Si estabas pensando dejar de desayunar o almorzar para que en la cena no te sientas empachado de tanta comida, pues déjanos decirte que eso solo lo empeoraría. Además de que saltarse comidas es malo por muchas razones, vas a llegar con mucha hambre a la cena.

    En todo caso, no desayunes o almuerces como siempre lo haces. Las frutas, yogurt o algo de fibra pueden ayudarte con la saciedad hasta la hora que lo necesites.
  2. Qué alimentos (no) deberían estar presentes. Bueno, en realidad es más fácil decirlo que hacerlo; al final, sabemos que no faltará chocolate, panetón y un pavo o un pollo muy grasoso en la mesa.

    Sin embargo, no todo se ve tan malo como pinta. En realidad, el pavo es una buena elección por contener menos grasas que otras carnes; lo ideal es que se pueda hornear con aceite de oliva.

    Además, para el relleno, podemos utilizar más verduras en vez del relleno clásico, que suele ser la parte más calórica de la cena. Por ejemplo, un puré de brócoli sería perfecto para la ocasión. También podemos utilizar vinagretas, salsas de limón y aceite de oliva.
  3. El panetón y chocolate tradicional. Estamos bastante seguros que sabes las calorías que implican ambos (480 por porción de panetón y casi 300 calorías por una taza de chocolate), pero también sabemos que es imposible rechazarlos en la cena. Por ello, recuerda moderar tus porciones y trata de evitar la mantequilla a la hora de acompañarlos.
  4. Llega sin ansiedad y come con moderación. No hay motivo para llegar nerviosos o ansiosos a una celebración que es para pasar el rato en familia, sino todo lo contrario. Además, en algunos casos, la ansiedad nos provoca más hambre y terminamos comiendo más de la cuenta.

    Ahora, sobre lo de comer con moderación, recuerda que no es necesario sentirse lleno para dejar de comer. Si puedes saciar tu apetito con porciones pequeñas, ya habrás ganado. También tienes la opción de NO probar todo lo que ves en la mesa (sabemos que es tentador, pero debes ser fuerte).
  5. Ten una cena sin apuros. Date tu tiempo para masticar bien las comidas, ya que eso ayuda a nuestra digestión. Esto tiene dos beneficios: con trozos más pequeños tu estómago no necesita muchos trabajo para digerirlos y la sensación se saciedad será mayor mientras más mastiques.
  6. Brinda con moderación (reduce el alcohol). Las bebidas alcohólicas no aportan nada a nuestro organismo y muchos menos a nuestra meta de una navidad saludable; sin embargo, sabemos que difícilmente podrás escaparte de las celebraciones y tampoco queremos que seas el aburrido de la fiesta, por lo que te recomendamos beber con moderación.
  7. Que la comida baje con el movimiento. Luego de la cena, evita irte a dormir sin más con esa grasa acumulada. Puedes realizar una actividad mientras que tu estómago inicia la digestión, tales como bailar o simplemente caminar (de paso que saludas a los vecinos).
  8. Comida de los siguientes días. La tradición navideña incluye guardar todo lo que sobró y comer lo mismo hasta año nuevo, pero debes recordar que tu objetivo es evitar esas calorías lo más que puedas. Si tienes la opción, prepárate algo para ti en los días que se termina lo demás.

Hasta aquí con los consejos, esperamos que te sean útiles en las últimas horas antes de la nochebuena y quizás también en los próximos días. Entonces, ¿cómo la vas a pasar esta noche?

¡Manzana Verde les desea una feliz navidad y un próspero año nuevo a cada uno de ustedes!