Los carbohidratos son necesarios en nuestros alimentos diarios porque nos proveen de la energía necesaria para funcionar todo el día. El hecho de eliminarlos sin más de nuestras dietas puede alterar el funcionamiento de nuestro cuerpo. Sin embargo, ¿será bueno incluir carbohidratos en las cenas? ¡Hay que averiguarlo!

Importancia de los carbohidratos

Como bien lo mencionábamos, los carbohidratos son esenciales en nuestra alimentación porque nuestro cuerpo los necesita. Esta función es derivada del metabolismo con nuestro organismo del que se produce la glucosa, el cual es un monosacárido que provee de energía a las células.

Por ello, recordemos mejor los tipos de carbohidratos que existen para entender la importancia que tienen.

Los azúcares

Los azúcares son los conocidos carbohidratos simples o de rápida acción, los cuales encontramos fácilmente en los vegetales. Los más conocidos provienen de las frutas (fructosa), la leche (lactosa), el maíz (fructosa) y la caña de azúcar (sacarosa). De hecho, y a modo de juego de palabras, muchos azúcares finalizan con el término “osa”.

El azúcar, natural o procesada, funciona de manera rápida a la hora de entregar energía a nuestro cuerpo; por eso es que algunas veces escuchamos lo de comer un dulce antes de rendir una prueba o cuando vamos a ejercitar.

No obstante, el consumo en grandes cantidades de azúcar refinada (bebidas, dulces, cereales azucarados, etc) representa un peligro a la salud ya que es causante de obesidad, problemas cardíacos y otros males. Se recomienda consumir el azúcar de fuentes naturales.

Almidones

Con los almidones ya entramos al campo de los carbohidratos complejos o de acción lenta, cuya diferencia con los azúcares se basa en su compleja estructura y el tiempo que tarda en descomponerse.

Igual que como pasa con el azúcar, los almidones se encuentran en dos tipos: integrales y refinados. Es decir, la versión saludable y no tan saludable.

Los almidones integrales son encontrados en la harina integral, la cual cuenta con vitamina E, ácidos grasos esenciales y endoesperma. Además, en el salvado de trigo podremos encontrar diversas vitaminas del grupo B y minerales que el cuerpo necesita.

Por otra parte, el almidón refinado se encuentra en la harina de trigo blanca, el cual es utilizado en los panes y los pasteles. Sin embargo, este tipo de harina solo cuenta con endoesperma y los productos en los que se utilizan no siempre son los más saludables. Es decir, la harina refinada no es del todo mala, pero no se aprovechan los nutrientes como en la integral.

Fibra

Por último, pero no por eso menos importante, el tercer tipo de carbohidrato es la fibra (también es un carbohidrato complejo). Continuando con el ejemplo del salvado de trigo, este tiene un alto contenido de fibra, además de sus nutrientes ya mencionados.

La fibra es necesaria en nuestro organismo porque funciona como una esponja en nuestro sistema digestivo, la cual limpia de impurezas los intestinos, el estómago y el colón. Dicha limpieza es importante para prevenir problemas como el cáncer de colon.

Por cierto, la fibra se puede encontrar en las verduras (zanahorias, lechuga, acelgas, espinacas, brócoli, etc), frutos secos, legumbres, semillas, frutas enteras sin refinar y en los cereales integrales.

¿Incluir carbohidratos en las noches es buena idea?

Entonces, ya tenemos una idea de cómo funcionan los distintos tipos de carbohidratos. Ahora viene el punto fuerte del tema, ¿será buena idea incluir carbohidratos en las noches?

La respuesta es sí, debes incluirlos en las noches. De hecho, no solo en las noches; sino que en todas tus comidas los carbohidratos deben estar presentes. Partamos de la premisa que los carbohidratos nos dan energía para aguantar en el día y, si bien cuando dormimos el cerebro consume menos energía, aún hay una parte que sí necesitará combustible, por así decirlo.

Por lo general, se recomiendan pequeñas porciones en la cena a diferencia de las otras comidas. No obstante, la cantidad que debemos consumir en la noche dependerá del plan nutricional que estemos llevando. Incluso si no estás llevando uno, deberías recordar que no todos somos iguales y tenemos un metabolismo diferente al de los demás.


Conocer el tipo de carbohidratos que normalmente consumimos nos dará una idea de qué tan bien nos estamos alimentando. Además, tener presente que no todos podemos regirnos por el mismo tipo de dieta nos ahorrará tiempo y evitaremos frustrarnos cuando algo no funcione.

Por si aún no cuentas con un plan de alimentación y deseas uno a tu medida, Manzana Verde te puede ayudar con eso. Nuestros planes cuentan con el debido balance alimenticio que se ajusta a tus necesidad, además de contar con nutricionistas que te guiarán en cada estapa.

Si deseas registrarte, puedes hacerlo desde aquí.

¡Te esperamos!