Es la pregunta del millón. Cuando se está llevando a cabo un plan para perder peso, la meta de “reducir grasa sin perder musculatura” no se ve muy posible, pues tenemos esa idea de que terminaremos sacrificando algo de masa muscular a cambio.

Bueno, ¿qué pasaría si te decimos que sí es posible? ¿Te interesa? A continuación te proporcionaremos las claves para que las tengas presentes a la par que continúas con tu planeamiento de reducción.

3 Claves para reducir grasa sin perder musculatura

  • No te apresures a la hora de perder grasa. Si bien es el deseo de todos, cada cosa tiene su tiempo. Ya sea por querer lucir la ropa de verano o simplemente por ver resultados inmediatos, evítalo. Nuestro organismo detecta esa pérdida drástica de grasa como una amenaza y empezará a quemar musculatura por sí solo.

    Ahora, ¿cómo evitamos esto? Muy simple. Deberás producir un déficit de calorías, es decir, tendrás que consumir menos de lo que gastas al día. Para ello también será importante llevar un control, pero lo ideal será reducir entre 500 y 750 kcal.
  • Más proteínas en las comidas. Si hablamos de mantener la masa muscular, las proteínas son lo primero que deberían estar en tu dieta. Además, reducir las calorías podría tener un efecto adverso, donde nuestro cuerpo reaccionaría quemando las proteínas que disponemos.

    ¿Cómo lo soluciono? Sería cuestión de agregar las comidas pertinentes a nuestra dieta diaria, siempre consultando a nuestro nutricionista. Sin embargo, los alimentos ricos en proteínas que nunca faltan en la casa son: huevos, leche, pechuga de pollo, quinoa, atún, lentejas, etc.
  • No hay que temer al entrenamiento intenso. Si deseamos mantener firme nuestra musculatura, acorde al plan de no perderla, es prácticamente imperativo ejercitarse. Llevar una dieta para reducir grasas sin el acompañamiento de un debido entrenamiento solo será contraproducente.

Esperamos que estos consejos te den una mejor idea de cómo llevar tu plan de reducción y recuerda que en Manzana Verde estaremos encantados de ayudarte a lograr cualquier objetivo nutricional que tengas en mente.

¡Hasta la próxima!