¿La cultura influye en nuestra alimentación? Sin duda. Cada país cuenta con una riqueza cultural y  gastronómica que dejan un sello en cada persona. De dónde eres y te diré qué comes. Es una frase que podría resumirlo. En América Latina, a pesar de que la mayoría habla español, su gastronomía es totalmente diferente. 

La cultura influye en nuestra alimentación

Mientras que para algunos alimentos son comunes para otros países está prohibido. Un ejemplo de esto son los musulmanes y judíos que no comen carne de cerdo. Sin embargo, en otros países de América Latina lo hacen de forma común.  

Otro ejemplo es que en la India no hay restaurantes ni mercados que vendan carne de vaca. En este país, las personas forman relaciones afectivas con estos animales y son parte de su vida cotidiana, como una mascota. De hecho, existen castigos y penas para aquellos que coman, trafiquen o vendan este tipo de carne. 

La comida coreana se caracteriza por ser una alimentación baja en grasa. Pero es alto el consumo de legumbres, pescado y cereales. El consumo de frutas es alto y muy valorado. Pero su costo de adquisición puede ser alto porque algunas frutas son importadas. Muchos se preguntan por qué los coreanos son muy delgados. Esto se debe a su tipo de alimentación baja en grasa y alto consumo de verduras. 

En Marruecos la comida dulce-salada es muy común. Se acostumbra comer con las manos. Forman una pinza con el dedo pulgar, índice y medio. Por ello, el lavado de manos antes de comer es indispensable. Las personas suelen comer del mismo plato y el anfitrión debe comer primero. Se considera descortés si otra persona lo hace primero. Además, es muy importante comer con la mano derecha, pues la mano izquierda se considera impura. 

La cultura influye en nuestra alimentación
La cultura influye en nuestra alimentación

La cultura influye en nuestra alimentación: América Latina 

La mayoría de los países de América Latina comparten el idioma español. Sin embargo, su alimentación es muy distinta. Por ejemplo, el arroz es muy consumido en Perú, Colombia y Brasil. La única diferencia es que en Brasil casi siempre lo acompañan con frijoles. Mientras que en México, el arroz, la sopa de pasta y los frijoles se consumen de forma separada. 

En Colombia, Chile, Brasil y Perú no se acostumbra comer tortilla y picante (en menor cantidad). Sin embargo, en México no pueden faltar las tortillas y el picante. De hecho, encontrar una tortillería es muy común en cualquier parte del país. 

La variedad de chiles o ají es diferente en cada país. En Perú, los ajíes más consumidos son el amarillo, panca, charapita, de montaña, rocoto y limo. En México, los más conocidos son el chile habanero, poblano, manzano, serrano, de árbol, chipotle, chilaca, costeño, morita, piquín, entre otros. 

En Brasil y Perú el consumo de yuca es muy común, mientras que en México su consumo es bajo. Además, en Brasil es común usar frutas para preparar su comida. 

A diferencia de algunos países asiáticos, en América Latina el consumo de carne de cerdo (chancho) y carne de res es muy común. El consumo de pescado en América Latina es variable; sin embargo, se espera que para 2030 su consumo aumente. 

Alimentos más consumidosAlimentos menos consumidos
ColombiaArroz, pasta, panela, azúcar, miel. Pan, arepas o galletas, tubérculos, plátanos y frutas en jugo. Grasas saludables y alimentos ricos con fibra.
BrasilFrijoles, arroz y  mandioca. Café, pan, carne roja, jugos de frutas, refrescos. Frutas y verduras. 
ChileCereales, pan, productos de origen animal. Leguminosas, papas. Alimentos altos en grasas, golosinas y refrescos.Lácteos, pescado, frutas y verduras. 
MéxicoTortilla, huevo, tomate, arroz, refresco, sopa de pasta, plátano. Frutas y verduras. 
PerúPapa, arroz, frutas. Carne de pollo y otras aves. Verduras
La cultura influye en nuestra alimentación

8 recomendaciones de la OMS para una alimentación sana 

La cultura influye en nuestra alimentación y en las decisiones que tomamos. Podemos usar los mismos alimentos, pero prepararlos de manera diferente. La Organización Mundial de la Salud establece que una alimentación saludable para adultos debe contener: 

  1. Al menos 400 gramos (5 porciones) de frutas al día. 
  2. Al menos 5 porciones de verdura al día. Excepto en  papas, batatas, mandioca y otros tubérculos feculentos.
  3. Consumir legumbres, frutos secos y cereales integrales. 
  4. Reducir el consumo de sal. Lo recomendable es  menos de 5 gramos diarios.
  5. Elegir grasas no saturadas. Pescado, aguacate (palta), aceite de girasol, soya, canola, oliva). 
  6. Evitar carne grasa, aceite de palma, coco, manteca de cerdo. 
  7. Consumir productos con menor cantidad de sodio. 
  8. Limitar el consumo de alimentos y bebidas con alto contenido de azúcares