No cabe duda alguna que con una mejor alimentación, tenemos una mayor productividad. Por lo general, la energía que usamos día a día requiere de una alimentación balanceada y saludable, pero no siempre es el caso cuando tenemos muy descuidado este aspecto en nuestras vidas.

Entonces, ¿qué puedo hacer al respecto?

¡Quédate con nosotros para averiguarlo!

¿De qué forma influye mi alimentación con mi productividad?

Nuestro día a día está lleno de desgaste y no es simplemente un desgaste físico, sino que también mental. La energía que proviene de nuestros alimentos son el combustible que necesita nuestro cerebro para mantenerse activo y cumplir con las funciones que le corresponden.

Alimentos que empeoran la productividad

Para empezar, hablemos sobre los alimentos que no simplemente nos dejan en un estado…neutral de productividad; no señor, sino que la empeoran más de lo que podemos imaginar.

  • Refrescos o gaseosas. La fatiga nos puede sorprender en cualquier momento del día y lo más cercano que tenemos para refrescarnos es la gaseosa que venden en la tienda de la esquina o en la máquina expendedora. GRAVE ERROR.

    Sin entrar en detalles con los químicos que manejan esos refrescos, la azúcar que contienen por sí sola es un indicador para evitarlas.
  • Harina blanca refinada y derivados. Es lo que encontramos prácticamente en todas las pastas, panes y dulces que comemos por “capricho” casi a diario.
  • Comida chatarra en general. La larga lista de cosas que perjudican nuestra productividad nos obliga a agrupar muchas en este apartado. Hamburguesas, papas fritas, helados, caramelos, tortas, etc.

Por si aún no te das cuenta, estos son alimentos con mucha azúcar que tienen un efecto casi inmediato en la subida de energía, pero que también decaen al instante y desequilibran nuestro cuerpo.

Alimentos que me dan una mayor productividad

Ahora, hablemos de los alimentos que sí nos aportan y los cuales son muchos, por lo cual buscamos resumir lo más que podamos sin dejarnos alguno importante:

  • Frutos secos. Nos ofrecen una gran variedad de vitaminas que nos mantienen activos. Además, ayudan a mantener un estado óptimo de salud cardiovascular.
  • Pescado. Seguro alguna vez te han dicho “come pescado que es bueno para el cerebro”… bueno, deberías hacerles caso, porque tienen la boca llena de razón. El fósforo que nos proporciona es clave para ello.
  • Té verde. Si hablamos de algo para beber, el té verde es recomendado para reforzar funciones cognitivas que implican a la memoria. Además, ofrece propiedades antioxidantes que previenen enfermedades localizadas en el cerebro.
  • Cereales. Eso sí, no cualquier cereal. Especialmente no los que comen los niños en las mañanas y que vemos todos los días en los comerciales.
    Tiene que ser un cereal bajo en azúcar. Además, saber diferenciar a uno integral de otro que dice serlo será factor clave.
  • Frutas. Hay muchas, pero particularmente las que recomendamos serían:
    – Arándanos como snacks.
    – Palta o aguacate para el desayuno.
    – Plátanos.

Quizás ya sepas todo esto y simplemente se resume a un “evita la comida chatarra y come saludable”, pero nunca está de más justificar todo esto.

En Manzana Verde continuamos ofreciendo una selecta variedad de alimentos que combaten el cansancio y amplifican la productividad con una dieta constante.

¿Te atreves a probarlas y probarte a ti mismo? ¡Te esperamos!