Muchas veces hemos oído escuchar del gluten, pero a lo mejor solo tenemos una vaga idea de lo que en realidad significa y su efecto que tiene en nuestro organismo.

Por tal motivo decidimos hacer un pequeño artículo sobre su significado, su posible intolerancia y los alimentos que no lo contienen para su consumo de reemplazo.

¿Qué es el gluten?

El gluten es el nombre que se otorga al grupo de proteínas que podemos encontrar en cereales como el trigo, el centeno, avena, la cebada, la espelta, la malta, el kamut y el triticale.

El gluten tiene una función aglutinante. Es decir, la elasticidad de la masa de las harinas depende de él. Además, otorga esponjosidad/consistencia a los panes y masas que usualmente vemos en panaderías y pastelerías respectivamente.

¿Dónde podemos encontrarlo?

Se encuentra en alimentos como galletas, pasteles, panes y en la masa de las pizzas. No obstante, se puede extraer con facilidad y colocarse en otros alimentos para mejorar su textura y sensación; por ello, también podemos encontrarlo en embutidos, salsas, yogures, caramelos y hasta en suplementos deportivos.

¿Por qué la gente es intolerante al gluten?

Si bien el gluten es una proteína muy beneficiosa para el organismo, no todos pueden digerirla como es debido, algunos son sensibles a él y otros desarrollan una alergia.

Enfermedad celíaca

Lamentablemente, algunas personas no disponen de las enzimas requeridas para su correcta digestión y los pequeños trozos no digeridos llegan a ocasionar complicaciones intestinales, autoinmunitarias y alérgicas.

De hecho, la complicación autoinmunitaria tiene nombre y es conocida como la enfermedad celíaca.

La enfermedad celíaca se caracteriza por la intolerancia permanente y crónica al gluten. Por lo general, se adquiere genéticamente y es identificable gracias a la lesión que provoca en la mucosa del intestino delgado, logrando así un atrofio en las vellosidades intestinales que dificultará la absorción de nutrientes.

Sensibilidad al gluten

La sensibilidad al gluten se relaciona con la enfermedad celíaca, ya que comparte muchos síntomas y similitudes. Sin embargo, a los pacientes con sensibilidad al gluten no se les puede calificar como alérgicos e intolerantes, por lo que se dificulta mucho su diagnóstico.

Entre los síntomas tenemos: diarrea frecuente, estreñimiento, dolor de cabeza, fatiga, dolor recurrente en la zona abdominal, adormecimiento/dolor en las extremidades e hinchazón abdominal.

Alergia al gluten

Al igual que muchas otras alergias, la alergia a esta proteína puede desarrollarse a cualquier edad por una respuesta inmunológica de hipersensibilidad.

Lamentablemente, no suele ser de aquellas que se tomen su tiempo en aparecer y puedan controlarse con facilidad. Algunas veces simplemente queda una hinchazón y ya, pero, en otros casos, la alergia se presenta a los pocos minutos luego de ingerir el alimento y puede ocasionar toda una emergencia clínica.

Alimentos sin gluten

Debido a las complicaciones que presenta, es mejor olvidarse de dicha proteína para evitar futuras complicaciones. He aquí una lista de alimentos que no contienen gluten y puede incorporarse fácilmente en tu dieta para su reemplazo.

  • Todas las frutas y todos los vegetales.
  • Guisantes, frijoles y soja.
  • Tapioca
  • Harina de maíz, yuca, arroz, almendras, papa y ñame.
  • Palta (aguacate).
  • Frutos secos.
  • Aceites naturales.
  • Carnes y pescados.
  • Maicena.
  • Cacao.

Además, si necesitamos el efecto aglutinador (elasticidad y esponjosidad), pero sin el gluten, podemos recurrir a los siguientes alimentos:

  • Agar agar.
  • Clara de huevo.
  • Trigo serraceno.
  • Lino.
  • Goma xántica.
  • Psyllium.

Sí, el gluten es una proteína beneficiosa, pero recuerda que la intolerancia al gluten es muy frecuente y no debemos frustrarnos por ello. Más bien, veamos las oportunidades que se nos abren al tener que recurrir a otros alimentos.