En resumidas cuentas, el hígado graso o esteatosis hepática, es una enfermedad en la que se acumula grasa en la célula hepática. Este conjunto de células son las que forman la estructura del hígado.
Si esto ha captado tu atención, quédate con nosotros para que sepas cómo se presenta y cómo prevenirlo.

¿Cuáles son las causas?

Se suele dividir las causas del hígado graso en dos: enfermedad por alcohol (esteatosis hepática alcohólica) y no alcohólica. Para la primera queda claro que es el alcohol el culpable, pero para la segunda es un caso distinto. Veamos el porqué.

La enfermedad del hígado graso no alcohólico puede deberse a causas metabólicas, nutricionales o desconocidas, pues los investigadores aún no llegan a encontrar todas las causas posibles. Sin embargo, se sabe que es más común en personas con:

  • Diabetes tipo 2.
  • Obesidad.
  • Presión arterial alta.
  • Altos niveles de colesterol o triglicéridos.
  • Edad avanzada.

Entre otros casos más, pero se debe estar alerta siempre. Especialmente cuando los síntomas son notorios.

¿Cuáles son los síntomas del hígado graso?

Los síntomas se presentan, pero no son visibles hasta que las complicaciones son elevadas. Por ejemplo, tenemos las siguientes:

  • Pérdida de apetito.
  • Vómitos.
  • Dolor abdominal (en este caso, si el dolor es intenso, acudir de inmediato al doctor)
  • Pérdida de peso.
  • Cansancio excesivo.

Se dice que el paciente no se da cuenta de su esteatosis hepática hasta que, por algún chequeo casual inofensivo, aparece en los resultados de los análisis. Ahora, en el caso de la enfermedad por el alcohol, el enfermo desprende un muy fuerte olor a etanol y presenta una cara y vista rojiza, como si se tratase de una intoxicación.

¿Cómo se previene la enfermedad del hígado graso?

La respuesta quizás sea la que ya tienes en mente, pero igual te la decimos: evita llevar un estilo de vida que sea propenso a la enfermedad.

Controlar el consumo del alcohol. Queda en cada uno saber cuánto vamos a beber a la semana o…al día (esperemos que este no sea tu caso). Sin embargo, si se quiere prevenir la enfermedad, quizás quieras reducir el consumo de alcohol. En los casos más severos, incluso se habla de dejar de consumir por completo.

Evita el sobrepeso, ejercítate. Como su nombre lo indica, esta enfermedad está muy ligada al exceso de grasa en el abdomen. Evita las grasas trans y ponte las zapatillas para empezar una rutina de ejercicio, poco a poco.

Desde Manzana Verde, esperamos que este breve recorrido sobre lo que es el hígado graso te haya servido para tus futuros planes de prevención. No olvides registrarte en nuestra app y empezar una dieta sana y balanceada. ¡Hasta la próxima!